domingo, 13 de marzo de 2011

Mujer y Cristianismo


En su paso por la tierra, Jesús de Nazaret supo romper con paradigmas y dogmas en muchas áreas de la vida, siempre con el fin de cumplir su misión redentora. Es así como logró integrar una gran cantidad de mujeres a su ministerio, asignándoles tareas específicas en la iglesia que él habría de establecer.

Contrario a lo realizado por los rabinos de entonces, Jesús solía compartir sus enseñanzas con las mujeres de su tiempo, dándoles el valor social que hasta entonces se les había negado. No tuvo temor de que públicamente se conociera su amistad con las hermanas de su amigo Lázaro, Marta y María, a quienes visitaba con frecuencia. No rehusó conversar con la mujer samaritana, cuya vida fue totalmente transformada luego de escuchar las palabras renovadoras del divino Maestro de Galilea.

El Mesías se atrevió a desafiar a sus coetáneos legalistas que hipócritamente pretendía asesinar a una mujer que había sido sorprendida en pleno acto de adulterio. El Maestro los reprendió invitándoles a arrojar la primera piedra si algunos de los acusadores estaba libre de pecado.

Con su poder sobrenatural sanó aquella mujer con el flujo de sangre, que de acuerdo con la tradición era considerada inmunda por esa condición. Perdonó los pecados de María la de Magdala e hizo de ella una mujer diferente en beneficio de la sociedad.

El cristianismo reconoce en la mujer la existencia de cualidades divinas; la capacidad de tener vida dentro de su vida, la capacidad de soportar situaciones que ni en sueños los hombres somos capaces de soportar, pero también muestra a la mujer como una criatura fuerte, apta para ver hasta a su hijo morir, de la misma forma que María vio a Jesús entregarse en la cruz.

Dios bendiga a todas las mujeres del mundo.  

fudeso@gmail.com
venyve.carlos@gmail.com
www.facebook.com/fudeso
www.facebook.com/venyve.carlos
www.twitter.com/_CarlosPena_


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada