sábado, 26 de febrero de 2011

Vicios de la Primera República

El período de la Primera República estuvo matizado desde su origen en el año 1844, por un clima de incertidumbre política, económica y social, que sin lugar a dudas retrasó el despegue efectivo de la naciente nación.

Durante esta etapa la República Dominicana fue dirigida por hombres viciados con hambre y sed de poder, y dispuestos a alcanzarlo no importando el medio. Es así, como de manera extraña, el ideólogo de nuestra independencia no fue el primer presidente de la República que él mismo concibiera, posición que rechazará al entender que dicha propuesta no procedía de la voluntad libérrima del pueblo, dando paso así, al surgimiento de décadas de gobiernos conservadores, cuyos compromisos con el proyecto de los Trinitarios eran menores que los contraídos con los poderes coloniales.

Los gobiernos de Santana, Báez y parcialmente el de Jiménez, dieron claras evidencias de no creer en una posibilidad de subsistencia como nación navegando en los mares de la historia con nuestras propias embarcaciones. No concebían la idea de una República Dominicana “libre e independiente de toda dominación extrajera”. Un país con sus propias características, trazando sus propias reglas, forjando su propio camino. Es bajo ese pensamiento retrogrado que se ejecuta la anexión a España, episodio oscuro de nuestra historia, que pretendía eclipsar el valor, coraje y autodeterminación de los dominicanos.

Afortunadamente, nuestra historia nos ha enseñado que siempre que aparezca el yugo opresor del invasor, surgirá un Juan Pablo Duarte dispuesto a entregarlo todo por la patria. Cada vez que surjan traidores como los anexionistas, del mismo corazón del pueblo dominicano saldrá un Luperón con espada desenvainada y dispuesto a restaurar la gloria que el 27 de febrero de 1844 nos fue entregada. 


fudeso@gmail.com
venyve.carlos@gmail.com
www.facebook.com/fudeso
www.facebook.com/venyve.carlos
www.twitter.com/_CarlosPena_

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada